El que juega con fuego

¿Qué cosas están mal y qué cosas están bien? ¿Cómo sabe un niño cuando nace que es correcto y que no? ¿Cómo sabe cuál es el bien o el mal?. Muchos filósofos argumentan que no existe ni el bien y el mal. Que es simplemente un reflejo de la sociedad, y que nosotros mismos vamos creando diferentes parámetros.
Pero nosotros sabemos que eso no es cierto; si hay un parámetro de bien y mal, una regla de comportamiento y un ejemplo de vida.
El parámetro es la biblia y el ejemplo es Cristo.

“El que juega con fuego, se quema”… ¿Escuchaste esa frase alguna vez?

Probablemente, si no eres muy sabio, lo próximo que hiciste fue ir y hacer lo que te recomendaron no hacer.
Lo cierto es que si existe el bien y el mal. A una niña nadie le enseña a mentir cuando el padre la encuentra con sus manitos en la espalda, llenas de chocolate, y le pregunta -¿Qué tienes ahí? y ella responde -¡Nada!
La buena noticia es que en la biblia dice: “Como está escrito: No hay justo, ni aún uno; no hay quién entienda, no hay quién busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; no hay quién haga lo bueno, no hay ni siquiera uno”. ROMANOS 3:10-12
Quiere decir que no eres tu solo el “malo” por pensar en hacer lo malo, o estar haciendo eso que sabias que no debías hacer. Sino que todos somos malos, y ¡por eso justamente es que necesitamos a Cristo! él y el Espíritu Santo son los únicos que pueden cambiar tu corazón, decirte donde ir y ayudarte a tener la fuerza para hacer lo bueno cada vez que estés a punto de “quemarte”.
 
Lo que importa es tu corazón. Si cuidas tu corazón y anhelas hacerle bien a él, entonces verás como cada vez será más claro el camino. El ve tu esfuerzo, él te ayuda a levantarte y él ve tu arrepentimiento.
¡Animo, que tu puedes ser quién Dios te llamo a ser!
fuente: cvclavoz